Sistema Solar El Sol Planetas del Sistema Solar Satélites: la Luna Asteroides Cometas Meteoritos Exploración del Espacio


Satélites: La Luna

La Luna

Los satélites son cuerpos que giran alrededor de algunos planetas. Son de menor tamaño que los planetas y resultan visibles porque reflejan la luz de una estrella, en nuestro caso el Sol.

La Luna es el único satélite natural de la Tierra y el único cuerpo del Sistema Solar que podemos ver en detalle a simple vista o con instrumentos sencillos.

La Luna refleja la luz solar de manera diferente según donde se encuentre. Gira alrededor de la Tierra y sobre su eje en el mismo tiempo: 27 dias, 7 horas y 43 minutos. Esto hace que nos muestre siempre la misma cara.

No tiene atmosfera, por lo que no se producen ni ruidos ni vientos, la ausencia de aire provoca una gran diferencia de temperatura entre la sombra y el sol, el día y la noche. Tampoco hay agua, ni el menor rastro de vida. Por eso su superficie no se deteriora con el tiempo, si no es por el impacto ocasional de algún meteorito. La Luna se considera fosilizada. Carece de campo magnético. La gravedad es seis veces menor que en la Tierra, lo que permite dar grandes saltos sin esfuerzo y levantar objetos pesados con facilidad.

El 20 de julio de 1969, Neil Armstrong se convirtió en el primer hombre que pisaba la Luna, formando parte de la misión Apollo XI. Los proyectos lunares han recogido cerca de 400 kg de muestras que los científicos analizan.

Datos sobre La Luna La Tierra
Tamaño: radio ecuatorial 1.737 km. 6.378 km.
Distancia media a La Tierra 384.403 km. ---
Día: periodo de rotación sobre el eje 27,32 días 23,93 horas
Órbita alrededor de La Tierra 27,32 días ---
Temperatura media superficial (dia) 107 º C 15 º C
Temperatura media superficial (noche) -153 º C
Gravedad superficial en el ecuador 1,62 m/s2 9,78 m/s2

 

Ampliar estas imágenes de nuestra Luna

Ampliar foto de la exploración de la Luna

Ampliar fotos de la Tierra vista desde la Luna

Ampliar dibujo del interior de la Luna

 

Las Fases de la Luna.

Dado que la Luna gira alrededor de la Tierra, la luz del Sol le llega desde posiciones diferentes, que se repiten en cada vuelta. Cuando ilumina toda la cara que vemos se llama luna llena. Cuando no la vemos es la luna nueva. Entre estas dos fases sólo se ve un trozo de la luna, un cuarto, creciente o menguante.

Las primeras civilizaciones ya medían el tiempo contando las fases de la Luna. Una semana es lo que dura cada fase, y un mes, aproximadamente, todo el ciclo.

Paseando por la Luna.

La cara oculta de la Luna.

Eclipse de Luna, eclipse de Sol

La palabra eclipse significa ocultación. La órbita de la Luna alrededor de la Tierra no está en el mismo plano que la de la Tierra alrededor del Sol.

Pero a veces, a veces, el Sol, la Luna y la Tierra se sitúan formando una línea recta.

Entonces se producen sombras, de forma que la de la Tierra cae sobre la Luna o al revés. Son los eclipses. Ocurren unas dos veces por año por témino medio.

Cuando la Luna pasa por detrás y se sitúa a la sombra de la Tierra, se produce un eclipse lunar (dibujo, izquierda). Cuando la Luna pasa entre la Tierra y el Sol, lo tapa y se produce un eclipse solar (derecha).

Si un astro llega a ocultar totalmente al otro, el eclipse es total, si no, es parcial. Algunes veces la Luna se pone delante del Sol, pero únicamente oculta el centro. Entonces el eclipse tiene forma anular, de anillo.

 

Astronomía Educativa | El Sistema Solar Básico